viernes, enero 14, 2005

Indignación

¿Hasta donde vamos a llegar?. El miércoles una delincuente asaltó a mi tía-abuela de 85 años en la Plaza Venezuela. Al lado de un quiosco de revistas donde se espera el metrobus, le arrancaron la cadena que tenía puesta y para que no pudiera "perseguirla", la ladrona que la asaltó la empujó para hacerla caer. Afortunadamente no se fracturó nada y sólo tiene una leve fisura en la cadera.
El caso es que hechos como éste suceden en Caracas cada segundo. La delincuencia está desatada, hay zonas de la ciudad por donde ya no se puede caminar.
Pero definitivamente hay otras prioridades, la seguridad del ciudadano común puede esperar, es más importante impedir cacerolazos y callarle la boca a unos cuantos....??????

5 Comentarios:

Blogger Kira dice...

Menos mal que no le pasó nada más grave... El problema es que pareciera no quedarnos ni un resto de humanidad ni consideración por el prójimo. Al gobierno no le importa la gente común, está en la nube de su "misión" como si fuera el ente elegido por el Señor mezclado además con toda la vagabundería posible.

4:00 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Parece que la policia de Chavez esta ocupada vigilandole las espaldas y buscando conspiraciones. A la mierda las abuelitas

6:39 p. m.  
Blogger Miguel Pinto dice...

No nos podemos acostumbrar a tanta delincuencia y deshumanización, desde hace mucho tiempo estamos en una involución galopante y desde que el tercio está en Miraflores pues mucho mas. Vamos rumbo a la República Bananera de Venezuela.

4:47 a. m.  
Blogger Fran dice...

Caramba...eso fué en un sitio bolivariano, donde el alcalde es bolivariano y el alcalde mayor también...hay que revisarlo, porque ellos son grandes funcionarios.
Ellos son paladines de la justicia, es muy raro...

5:16 a. m.  
Blogger lateka dice...

El municipio Libertador se ha convertido en el propio antro de malandros. Y lo de República Bananera creo que es lo que busca la Revolución.... es muy triste pero es así.

9:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Primera Página